Saltar al contenido

Cómo teñir zapatos y alargarles la vida

teñir-zapatos.jpg

Compartelo

Si estás aburrido de llevar el mismo calzado o has encontrado un par de ellos que te van muy bien pero detestas su color, no te preocupes, hay otras opciones para que no los deseches. Puedes rescatarlos, teñirlos y adaptarlos a tu propio estilo. Según el material con el que están diseñados, puedes encontrar varias opciones y tratamientos para que los recuperes y los conviertas en pares casi nuevos.

A continuación, algunos tips para teñir zapatos.

Botas de cuero

Antes de comenzar el proceso de teñido, debes saber cuál es el material del que está hecho el calzado para evitar aplicarle productos que puedan dañarlo. En el caso de tratarse de cuero natural o sintético, el tinte para cuero natural y cuerina suele ser el mismo, pero el material sintético se raya más y es menos duradero. Los productos para hacer la coloración son los siguientes:

  • Tinte para zapatos de cuero.
  • Acondicionador para calzado.
  • Un pincel que suele venir con la pintura.
  • Guantes de plástico para evitar mancharte.
  • Acetona y algodón.
  • Cinta para proteger áreas de tu zapato que no deseas que se impregnen de la tintura.
  • Betún.

Primero coloca papel periódico sobre la superficie en la que vayas a trabajar. Antes de comenzar con el zapato, límpialo y quítale el polvo. Cubre el interior con el aislante para evitar que se manche con la pintura. Hay 2 opciones para prepararlo: puedes aplicar el preparador de calzado con un estropajo para abrir los poros o frotar la bota con el trapo untado con alcohol o acetona.

El siguiente paso es colocarte los guantes y comenzar la aplicación del tinte con una esponja y hacerlo con movimientos circulares. Para que te ayudes con las áreas más pequeñas, utiliza un pincel y deja secar el par de zapatos durante un día o lo que te indique el fabricante. Puedes utilizar un secador de cabello para que el proceso sea más rápido. Es aconsejable que apliques varias capas para que el color quede nítido y uniforme.

Después de secar, quita con cuidado la cinta de la suela y retoca las uniones, ya que generalmente quedan espacios sin teñir o en donde se levanta la pintura. Si no te gusta el color de la suela, aplícale el tinte del tono que combine con el calzado. Dos capas son suficientes. Igualmente, espera que se seque por varias horas.

Después de secarse, le aplicas el betún para darle una apariencia de brillo y suavidad.

Si aún te queda alguna duda, acá te dejamos un video a continuación:

Calzados de charol

Este tipo de material es muy delicado y no puede teñirse, ya que requiere quitar el lacado original para pintarlo y lacarlo nuevamente. Por lo que puedes intentar un truco para aplicarle color que consiste en usar rotuladores permanentes y repasar de forma constante en donde se haya desgastado el pigmento.

Si lo que deseas es restaurar tus zapatos de charol, límpialos con un trapo fino y delicado y cepilla las suelas con suavidad. En el mercado se encuentran productos especiales para pulirlos y darles brillo. Espera que sequen unos minutos, y pásales un trapo seco para dejarlos relucientes.

Zapatos de piel de ante

La misma técnica para pintar el tipo de calzado de la piel de ante es la misma para teñir gamuza y nobuck. También es importante que protejas la zona de trabajo con periódico para evitar manchas indeseables. Quítales el polvo a los zapatos. No necesitas aplicar un preparador, ya que estos materiales son porosos. Unta directamente sobre la superficie el tinte especial, deja secar totalmente y para impermeabilizar el calzado finaliza con un fijador.

Esta es una de las opciones más usadas para que rescates este tipo de calzado que se desgasta y pierde brillo y color por su uso o también por dejarlo olvidado en el armario.

Tiñe también tus zapatillas deportivas

Las pinturas de tela ofrecen un sinfín de alternativas para teñir tus deportivas con colores y estampados únicos de temporada o para resaltar tu personalidad. Puedes colorear las de tela, lona y de estilo alpargatas. La elección de la tintura es fundamental porque las acrílicas suelen perder el color rápidamente.

Prepara la mesa con periódico, el lápiz y los pinceles que vayas a utilizar, el vaso con agua para aclarar la brocha y el papel absorbente. También puedes probar con plantillas o con un lápiz si aún no tienes claro cuál es el diseño. Recorta la plantilla y comienza a pintar suavemente con tus colores favoritos. Otra manera es utilizar rotuladores especiales para tela si no tienes tanto tiempo para aplicar la pintura o si no eres muy ágil en el arte.

Si tu personalidad es más extrovertida, atrévete a utilizar purpurina, brillantes, tachuelas y lazos para que el calzado lo conviertas en una pieza única y muy entretenida. Teñir zapatos es una muy buena alternativa.

Otra manera de darle vida a tus zapatillas deportivas es lavarlas y sustituir los cordones con colores más vivos y usar tonos diferentes cada día. Lucirán como nuevos.

Recuperar los zapatos agrietados

En caso de que notes que tu calzado de piel que lleva tiempo guardado se está desollando, no te preocupes, tienes oportunidad de salvarlo.

Aplica la tintura de piel especial con el pincel sobre el área afectada y da unos golpecitos suaves para que el color quede uniforme. Después del secado, repite el procedimiento con las capas que necesites. Al finalizar abrillanta el zapato con uniformidad para que lo uses como nuevo.

Las puntas de las botas de cuero también se suelen “pelar”. Si las grietas son pequeñas, usa crema especial para cuero, deja que se sequen, púlelas y espera 48 horas para usarlos nuevamente.

En casa puedes preparar tu propia loción para reparar el cuerpo pelado. Primero mezclas la glicerina y 3 partes de etanol, sumerges el calzado por completo durante 2 semanas. Después lo haces con varios litros de acetona durante 3 días. Déjalos secar y listo.

¿Qué hacer para rescatar las botas dañadas?

Hay situaciones que no puedes controlar, como por ejemplo la lluvia, tropiezos o accidentes por los que se te rompen tus suelas. No necesariamente tienen que ir al traste ya que puedes realizar algunos trucos para salvar tu calzado.

  1. Rotura de las suelas de las zapatillas. Busca un pegamento especial para el tipo de material del calzado y presiónalo con un gancho de metal hasta que quede ajustado a la perfección.
  2. Manchas de lejía en zapatos oscuros de tela. Hay varios tips: se pueden cubrir con blanqueador para que pierda definitivamente el color. O también se pueden teñir nuevamente. Si las manchas son pequeñas, puedes cubrirlas con un marcador o preparar una mezcla con agua y bicarbonato de sodio para tratar las imperfecciones en la lona.
  3. Zapatos de gamuza afectados por la lluvia. Al llegar a casa sécalos rápidamente, frótalos con un cepillo de cerdas suaves. Con una goma de borrar trata las manchas provocadas por el agua. Coloca el calzado cerca de una olla con agua hirviendo para que el vapor restaure la gamuza. En caso de que la mancha sea muy fuerte, prueba con pintarlo con otro tono.
  4. Tacones con tiras despegadas. Cose las tiras con aguja gruesa e hilo del mismo color de la tela del zapato. También puedes sustituir con una trenza de tela o con un parche.

Después de aplicar el tratamiento a tus zapatos, recuerda esperar 48 horas para volver a usarlo para que el proceso tenga el efecto deseado. Si observas que el daño es más profundo y afecta a la estructura del calzado como el peso o la altura, llévalos a un reparador profesional o reutiliza el material para otra cosa. El uso inadecuado de los zapatos puede provocar serias lesiones en tus pies, dolencias musculares o en la columna vertebral.

No hace falta que te deshagas de todos tus viejos zapatos. Tienes la opción de volverlos a usar con un estilo y un color nuevo. De esta manera te conviertes en un consumidor responsable y respetuoso con el medio ambiente. Además, por si no lo sabes, lo vintage está nuevamente de moda.

FUENTE: https://mizapatilla.com/

Compartelo