beneficios de la biodanza
Autoayuda

Beneficios de la Biodanza

La Biodanza nace para mejorar la calidad de vida de los enfermos mentales y sus relaciones con el entorno, hace ya más de 50 años, de la mano de Rolando Toro Araneda, psicólogo, antropólogo y poeta, en un hospital en Santiago de Chile. Pronto, se da cuenta de los efectos positivos de la música y el movimiento en el ser humano y, tras años de estudio e investigación, desarrolla su teoría de la “educación biocéntrica”, con la que obtiene el premio Nobel de la Paz.

Pero ¿qué es la Biodanza? Podríamos decir que la Biodanza es un sistema de desarrollo e integración armónicos del ser humano, consigo mismo, con su entorno y, en general, con todos sus semejantes. Está basada en vivencias inducidas por la danza, la música y el encuentro en grupo y con su práctica nos conectamos, a través de nuestras capacidades creativas, afectivas y de comunicación, con lo más profundo de nuestra personalidad y por ello, con la salud, la alegría y las ganas de vivir.

La eficacia de un ejercicio de Biodanza radica en la profunda integración entre la música, el movimiento, la vivencia, el contacto y el trance.

Estos factores constituyen un conjunto “organizado” en el que cada una de las partes es imprescindible e inseparable de las otras.

Si el término “bio” significa vida, con la práctica de la Biodanza, literalmente, “danzamos la vida”.

¿Cuáles son los principios de la Biodanza?

Los cambios y beneficios que se derivan de la práctica frecuente de la Biodanza, están  basados en siete principios.

 

  • La música, junto con el canto y la danza es anterior al lenguaje, por lo que algunos dicen que la música es el lenguaje original de la humanidad. La música nos permite conectar e integrar el cuerpo, la mente, el corazón y el espíritu. La música produce efectos sobre el sistema nervioso y el organismo en general, influyendo sobre la armonía neurobiológica, la inteligencia y la afectividad. Es un instrumento de mediación entre la emoción y el movimiento corporal, sin pasar por los filtros analíticos del pensamiento, por lo que aumenta la percepción espacial y la capacidad de comunicación emotiva y sensorial.

 

  • A través de la danza, la biodanza integra, estimulando la adaptación al ritmo, la afectividad, la expresión y la creatividad. En Biodanza la música se transforma en movimiento corporal y es en la combinación música-emoción-movimiento, donde se producen las vivencias que desencadenan efectos de integración de las funciones orgánicas y la elevación de la calidad de vida en el sentido de la plenitud y del goce de vivir.

.

  • La metodología vivencial o de experiencias vividas aquí y ahora. Vivencias de vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia que se experimentan individualmente y en grupo, desde la música, la danza y el contacto, a partir de una consigna específica por parte del facilitador.

 

  • La caricia y el contacto físico afectivo, ya que la mera comunicación verbal resulta insuficiente para lograr nuestro desarrollo y equilibrio personal. La caricia entendida, no solo como simple contacto sino como conexión con los cinco sentidos y el alma.

 

 

  • El cambio del estado de conciencia, como un estado de regresión a las condiciones psíquicas y biológicas de la infancia, de lo que se deriva una reparación existencial y una renovación orgánica.

 

  • La expansión de la conciencia como un estado de percepción ampliada en la que restablecemos nuestro vínculo con el Universo. Su efecto subjetivo es un sentimiento intenso de unidad y alegría interior, de belleza y plenitud.

 

  • El poder del grupo como un campo de interacciones muy intenso. Las situaciones de encuentro tienen el poder de cambiar profundamente nuestras actitudes, comportamientos, conductas, creencias e incluso identidad.

 

 

¿Cuáles son los beneficios concretos de la práctica frecuente de la Biodanza?

 

  • Refuerza nuestro sistema inmunológico y estimula la energía vital, mediante la activación de procesos de reparación celular y regulación global de las funciones biológicas, disminuyendo los factores de desorganización y el estrés.
  • Nos ayuda a expresar de forma espontánea nuestras emociones y con ello, mejora nuestras relaciones y vida afectiva, reduciendo o previniendo el estrés emocional y/o físico. Despierta la capacidad de conexión con la vida y potencia la plenitud de estar con uno mismo y con los demás. A través de la afectividad nos identificamos con otras personas y somos capaces de comprenderlas, amarlas y protegerlas.

 

  • Fortalece nuestra autoestima y desarrolla nuestra identidad, contribuyendo a evitar o superar la depresión.

 

  • Nos ayuda a superar la timidez y mejorar nuestras relaciones sociales. Con ello, a sentirnos más integrados en nuestro entorno y más seguros de nosotros mismos.

 

  • Contribuye a desarrollar nuestra creatividad y expresividad y nos abre nuevos caminos en la motivación para el cambio personal.

 

  • Nos facilita un estilo de vida saludable y mejora nuestra sexualidad, no como simple genitalidad ni capacidad reproductora sino desde la totalidad del ser.

 

En definitiva nos ofrece la oportunidad de SER y CRECER, viviendo una vida plena y llena de sentido y afectividad.

 

¿Qué ocurre en una sesión de Biodanza?

Una sesión de Biodanza es un trabajo vivencial, de presencia, en un ambiente de respeto y confianza, cálido, afectivo, seguro y lúdico en donde uno puede expresarse libremente mediante el movimiento, en silencio.

Se inicia con una breve introducción en la que se comparten, cada persona en su turno y sin intervención del resto de los miembros del grupo, las experiencias de la sesión anterior u otras vivencias personales.

A continuación, el facilitador informa de la consigna o tema de trabajo que se pretende realizar con la sesión. Consigna que tiene el poder de cambiar positivamente, y de forma paulatina, nuestras actitudes, comportamientos y creencias.

Después, se realizan  una secuencia integrada de ejercicios cuya finalidad es promover un proceso progresivo de cambio que envuelve el cuerpo en todos sus niveles: físico, emocional y existencial. Se trata de ejercicios sistematizados de meditación y danza libre y consciente, no coreográfica, de varias piezas musicales.

Los ejercicios pueden realizarse, en función de su consigna y del tema de cada sesión, de manera individual o en grupo. Si en algún momento se experimenta cualquier emoción puede expresarse libremente, pues me permito y el grupo me permite SER.

Se finaliza siempre con una ronda de grupo, en la que cada persona puede, de nuevo, expresar libremente su sentir.

Al ser un trabajo vivencial puede aplicarse a distintos niveles, ya sea en grupos específicos (niños, adolescentes, adultos, personas de edad avanzada, enfermos y discapacitados) como grupos heterogéneos. La Biodanza respeta profundamente el ritmo de cada persona y por ello se trabaja con progresividad orgánica, permitiendo a cada uno autorregularse para no violentar su organismo y conducir este proceso de una forma saludable.

 

¿Cuánto dura una sesión de Biodanza?

Las clases tienen una duración aproximada de 1 hora y media a 2 horas y se recomienda acudir con ropa adecuada que permita la mayor comodidad y elasticidad en los movimientos.

En Biodanza, cuando nos abandonamos y soltamos la mente, entramos en el cuerpo; cuando abandonamos nuestro cuerpo entramos en el corazón; y cuando nos dejamos llevar por el corazón, amamos, y cuando amamos entramos en el reino del alma.

 

Si estas interesad@ en sentir de una manera experiencial esta práctica, sólo tienes que acercarte a vivir unas Vacaciones Diferentes .